NATURALEZA

Así eran los canguros gigantes de hace 40.000 años

Se han descubierto fósiles de nuevas especies de canguros gigantes en Australia y Nueva Guinea

Paleontólogos de la Universidad Flinders han descrito tres nuevas e inusuales especies de canguros gigantes fósiles de Australia y Nueva Guinea, descubriendo que son más diversos en forma, distribución y método de salto de lo que se pensaba.

Las tres nuevas especies pertenecen al género extinto Protemnodon, que vivió hace entre 5 millones y 40.000 años, y una de ellas duplica el tamaño del canguro rojo más grande que vive en la actualidad.

La investigación sigue al descubrimiento de múltiples esqueletos fósiles completos de canguros del lago Callabonna, en la árida Australia Meridional, en 2013, 2018 y 2019. Estos extraordinarios fósiles permitieron al investigador principal, el Dr. Isaac Kerr, entonces estudiante de doctorado, desentrañar un rompecabezas de casi 150 años en torno a las identidades de las especies de Protemnodon.

El nuevo estudio de la Universidad Flinders revisó todas las especies de Protemnodon, descubriendo que eran muy diferentes entre sí. Las especies se adaptaban a distintos entornos e incluso saltaban de formas diferentes.

Los Protemnodon se parecían a los canguros grises, pero en general eran más rechonchos y musculosos. Algunas especies pesaban unos 50 kg, mientras que otras eran mucho más grandes que cualquier canguro vivo.

Sin embargo, una de las nuevas especies nombradas en el último estudio, Protemnodon viator, era mucho más grande y pesaba hasta 170 kg. Esto es aproximadamente el doble que los canguros rojos machos más grandes.

Protemnodon viator estaba bien adaptado a su árido hábitat en Australia central y vivía en zonas similares a las de los canguros rojos actuales. Era un canguro de extremidades largas que podía saltar con bastante rapidez y eficacia. Su nombre, viator, significa «viajero» en latín.

Los investigadores australianos descubrieron otras dos nuevas especies -Protemnodon mamkurra y Protemnodon dawsonae- y revisaron el trabajo de investigadores anteriores, como el naturalista británico Sir Richard Owen, que acuñó el término «dinosaurio» en la Inglaterra victoriana.

El Protemnodon viator, era mucho más grande y pesaba hasta 170 kg

Las primeras especies de Protemnodon fueron descritas en 1874 por el paleontólogo británico Owen, que siguió el enfoque habitual de la época, centrarse principalmente en los dientes fósiles. Observó ligeras diferencias entre los dientes de sus especímenes y describió seis especies de Protemnodon.

Sucesivos estudios han ido reduciendo algunas de estas primeras descripciones, pero el nuevo estudio de la Universidad Flinders coincide con una de sus especies, el Protemnodon anak. Este primer espécimen descrito, denominado holotipo, aún se conserva en el Museo de Historia Natural de Londres.

El Dr. Kerr afirma que anteriormente se había sugerido que algunos o todos los Protemnodon eran cuadrúpedos. «Sin embargo, nuestro estudio sugiere que esto sólo es cierto en el caso de tres o cuatro especies de Protemnodon, que podrían haberse movido de forma parecida a un quokka o un potoroo, es decir, saltando a veces sobre cuatro patas y otras sobre dos.

«El recién descrito Protemnodon mamkurra es probablemente uno de ellos. Se trata de un canguro grande, pero de huesos gruesos y robustos. Es posible que saltara en contadas ocasiones, quizá sólo cuando se sobresaltaba».

El Dr. Kerr afirma que los mejores fósiles de esta especie proceden de la cueva de Green Waterhole, en el sureste de Australia Meridional, en la tierra del pueblo boandik. El nombre de la especie, mamkurra, fue elegido por los ancianos boandik y expertos en lenguas de la Corporación Burrandies. Significa «gran canguro».

Podrían haberse movido saltando a veces sobre cuatro patas y otras sobre dos

No es habitual que un solo género de canguro viva en entornos tan variados, afirma. «Por ejemplo, ahora se sabe que las distintas especies de Protemnodon habitaron una amplia gama de hábitats, desde la árida Australia central hasta las montañas boscosas de Tasmania y Nueva Guinea, con grandes precipitaciones».

La tercera de las nuevas especies, Protemnodon dawsonae, se conoce a partir de menos fósiles que las otras dos, y es más bien un misterio. Lo más probable es que fuera un saltarín de velocidad media, algo así como un ualabí de pantano.

Su nombre se debe al trabajo de investigación de la paleontóloga australiana Lyndall Dawson, que estudió la sistemática del canguro y el material fósil de «Big Sink», la parte de las cuevas de Wellington, en Nueva Gales del Sur, de donde se conoce principalmente la especie.

Para recopilar datos para el estudio, el Dr. Kerr visitó las colecciones de 14 museos de cuatro países y estudió «casi todas las piezas de Protemnodon que existen».

«Fotografiamos y escaneamos en 3D más de 800 especímenes recogidos en toda Australia y Nueva Guinea, tomamos medidas, los comparamos y los describimos. Fue toda una empresa. Después de cinco años de investigación, 261 páginas y más de 100.000 palabras, me siento muy bien de haberlo publicado por fin. Espero que sirva para que se realicen más estudios sobre el Protemnodon y podamos saber más sobre lo que hacían estos canguros. Los canguros vivos ya son animales extraordinarios, así que es increíble pensar en lo que podrían haber estado haciendo estos peculiares canguros gigantes».

Hace unos 40.000 años, todos los Protemnodon se habían extinguido en Australia continental

Aunque los fósiles de Protemnodon son bastante comunes en Australia, históricamente se han encontrado «aislados», es decir, como huesos individuales sin el resto del animal. Esto ha dificultado el estudio de los Protemnodon por parte de los paleontólogos en el pasado, ya que es difícil saber cuántas especies había, cómo diferenciarlas y en qué se diferenciaban en tamaño, distribución geográfica, movimientos y adaptaciones a sus entornos naturales.

Hace unos 40.000 años, todos los Protemnodon se habían extinguido en Australia continental, aunque tal vez persistieran un poco más en Nueva Guinea y Tasmania. Esta extinción se produjo a pesar de sus diferencias de tamaño, adaptaciones, hábitat y distribución geográfica.

Por razones que aún no están claras, no ocurrió lo mismo con muchos animales similares y estrechamente emparentados, como los wallaroos y los canguros grises. Este estudio puede ayudar a responder pronto a esta pregunta.

«Es estupendo tener clara la identidad de las especies de Protemnodon», afirma Gavin Prideaux, catedrático de Flinders y coautor del importante artículo publicado en Megataxa.

«Los fósiles de este género están muy extendidos y se encuentran con regularidad, pero la mayoría de las veces no hay forma de saber con certeza qué especie se está viendo. Este estudio puede ayudar a los investigadores a sentirse más seguros cuando trabajen con Protemnodon».

REFERENCIA

Systematics and palaeobiology of kangaroos of the late Cenozoic genus Protemnodon (Marsupialia, Macropodidae)

Imágenes: FLINDERS UNIVERSITY

Amina Jover

Noticias recientes

Las plantas se aparean de por vida y ahuyentan a los otros pretendientes

Los científicos en Japón revelan el mecanismo por el que una flor femenina atrae selectivamente…

7 horas hace

¿Es difícil encontrar camareros? El miedo a los robots es un problema

Según un estudio, el uso de robots para cubrir las carencias de mano de obra…

7 horas hace

Descifrando el lenguaje de los suricatos

Los investigadores  desentrañan el habla de los grupos de suricatas y demuestran que utilizan dos…

1 día hace

El telescopio Webb ofrece el primer vistazo al interior de un exoplaneta

El metano hallado en el exoplaneta WASP-107 b a 200 años luz revela la masa…

1 día hace

Cinco rutas para viajar por España con tu Citroën Holidays

La Citroën Holidays tiene cocina con fregadero, hasta cuatro camas, mesa desmontable y, si se…

2 días hace

Este es el circuito del cerebro que determina la gordura

Una conexión recién descubierta entre dos regiones cerebrales podría determinar la gordura y  ayudar a…

2 días hace