El misterio de los gusanos caníbales

El misterio de los gusanos caníbales

El reino animal no para de sorprender con sus complejos sistemas vitales. Un estudio reciente ha demostrado que los gusanos nematodos canibalizan sus propios intestinos para sintetizar yema para sus huevos, lo que fomenta su envejecimiento. Lo que les ayuda a reproducirse también perjudica su calidad de vida y hasta puede provocarles tumores uterinos.

El genetista David Gems, de la Universidad de Londres, es uno de los principales autores de esta investigación. Sostiene que cuando se alteraron los genes de las yemas de los huevos, los intestinos de los animales no se desintegraron, lo que permitió que, por un lado, vivieran más tiempo, y, por otro, confirmaba la idea de que comerse sus propias entrañas también provocaba que viviesen menos días (su esperanza de vida suele ser de tres semanas).

Gems extrapola los resultados del estudio a seres humanos y defiende que «cuando envejecemos, no es que nos gastemos, sino que nuestros propios genes nos están destruyendo». No digerimos nuestros propios intestinos para producir otros elementos, pero los continuos procesos orgánicos internos podrían fomentar el envejecimiento del cuerpo.

Fuente: ScienceMag

Redacción QUO

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

El misterio de los gusanos caníbales

El misterio de los gusanos caníbales

El reino animal no para de sorprender con sus complejos sistemas vitales. Un estudio reciente ha demostrado que los gusanos nematodos canibalizan sus propios intestinos para sintetizar yema para sus huevos, lo que fomenta su envejecimiento. Lo que les ayuda a reproducirse también perjudica su calidad de vida y hasta puede provocarles tumores uterinos.

El genetista David Gems, de la Universidad de Londres, es uno de los principales autores de esta investigación. Sostiene que cuando se alteraron los genes de las yemas de los huevos, los intestinos de los animales no se desintegraron, lo que permitió que, por un lado, vivieran más tiempo, y, por otro, confirmaba la idea de que comerse sus propias entrañas también provocaba que viviesen menos días (su esperanza de vida suele ser de tres semanas).

Gems extrapola los resultados del estudio a seres humanos y defiende que «cuando envejecemos, no es que nos gastemos, sino que nuestros propios genes nos están destruyendo». No digerimos nuestros propios intestinos para producir otros elementos, pero los continuos procesos orgánicos internos podrían fomentar el envejecimiento del cuerpo.

Redacción QUO

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Más en Quo

El Seat Ibiza que Juan Carlos regaló al Felipe VI por su 18 cumpleaños

Por 29 enero, 2023 CURIOSIDADESMotor

El 30 de enero es el cumpleaños del Rey. Cuando alcanzó la mayoría de edad, su padre le regaló un Seat Ibiza digno de un príncipe.

11 señales que te dirán si este es tu coche

Por 29 enero, 2023 Motor

Así es el Hyundai Santa Fe en su versión híbrida enchufable (PHEV) con tracción a las cuatro ruedas

Un medicamento que aumenta la dopamina los efectos de la inflamación en el cerebro en la depresión

Por 29 enero, 2023 PsicologíaSALUD

Un estudio muestra que la levodopa, un fármaco que aumenta la dopamina en el cerebro, tiene potencial para revertir los efectos de la inflamación en el cerebro en la depresión

Estos son los mejores sitios del mundo para ver ballenas

Por 28 enero, 2023 Viajes

Las ballenas se encuentran cerca de la costa en determinadas épocas y lugares del mundo, es la mejor ocasión para observarlas desde tierra o una embarcación

ESPECIAL QUÍMICA




    HISTORIAS MÍNIMAS

    ROS FILM FESTIVAL 2020